lunes, 12 de diciembre de 2011

Saliendo del desvío

Hace media hora que La Maga mira el espacio en blanco, los dedos suspendidos sobre las teclas. Muchas ideas pugnan por salir, pero su mente es como un ovillo enredado cuya punta se ha perdido en el interior.

Creo que estoy comenzando a volver. And after a day like this... you can never go back, diría. Veremos. Pero después de tanto tiempo posponiendo, un brío de quién sabe dónde me movió. Pude atisbar dónde se retoma el camino desviado. Qué era de mi mundo? Qué piezas se movían antes de él (de ellos)? Odio las contradicciones que me vuelven humana y me vulneran, no quiero ser nunca más blanco fácil de la hipocresía que me acusa de ambigua. No quiero nunca más frases hechas que se disfrazan de verdades universales. Trampas, atajos y desvíos en el camino hacia el centro del laberinto para que luego lleguen sólo aquellos incapaces de ver.


Bien, Maga. Excelente. Qué lindo que estés por volver a la buena senda. Es cierto que el tiempo hace poesía con los errores. Después de todo, Maga, si nada tiene sentido, por qué no aprovechar el caos?

1 Conejos de la galera:

Luna dijo...

Que parece sufro de lo mismo que La Maga, con mucho que decir pero quizás sin ningún sentido o coherencia para el resto: como si la vida tuviera alguno! Que la vida no es más que todos estos trazos que vas escribiendo.
Linda entrada.
Saludos.

Publicar un comentario

Gracias por detenerte a leer. Gracias por tu tiempo y tus palabras. Bienvenido seas siempre!

Se ha producido un error en este gadget.