viernes, 23 de diciembre de 2011

Magia de época

Tal parece que correspondería, a veinticuatro horas de una nueva Nochebuena, hacer una entrada alusiva, con palabras adornadas de bolas, guirnaldas y nieve. Sin embargo, hace algún tiempo que la fecha dejó de conmemorar algo para convertirse en una excusa para comer y beber -a veces como si fuera el fin de los tiempos-, para pedir y comprar, o simplemente para estrenar vestido, perfume, algo! Un pretexto para hacer balance, y plantearse nuevos e inalcanzables objetivos. Pero sobre todo, la fecha ha pasado a ser un ineludible mandato social que nos impone saludar y hasta compartir tiempo con personas que luego ignoramos el resto del año. Es una farsa que a todos nos gusta, pero que sólo aquellos que realmente creen en algo pueden llenar de significado. De todas formas, uno se siente bien, a tono, saludando con una sonrisa y diciendo "felicidades".


Yo creía. No me acuerdo cómo era, pero sé que creía. En lo que me decían, en el cuentito. Pero tanta incoherencia me perdió: hoy ando descalza y con el pelo al viento, segura de que hay magia, de que esta época es diferente, pero no por la fábula en la que me adoctrinaron, sino porque algo muy poderoso, algo que es todo y se contiene a sí mismo, nos susurra entre las grietas de nuestra ignorancia. Y por alguna razón que mi insignificante mente no puede siquiera vislumbrar, sé que este es el momento en que todo puede pasar. Eso es lo que celebro.

Sí, Maga. No creemos. Pero al menos vos aún conservás la certeza de la magia...

1 Conejos de la galera:

Mercader dijo...

Muy lindo su Blog Maga! Esta entrada me parece brillante... Gracias por visitar el Blog del Mercader... Siempre Bienvenida. Un Abrazo!

Publicar un comentario

Gracias por detenerte a leer. Gracias por tu tiempo y tus palabras. Bienvenido seas siempre!

Se ha producido un error en este gadget.