sábado, 17 de diciembre de 2011

Hay que salir

Voy. No, no voy. Bueno, pero qué excusa doy? Mejor voy. Pero a qué? Me quedo. Aunque después me van a preguntar... Listo, voy.

Parece, Maga, que estás un tanto indecisa. Qué es esta nueva manía de resistirte a hacer contacto con el mundo de los vivos? Que hayas tenido un roce poco feliz con ciertos ejemplares no implica que tengas que autocondenarte al ostracismo. Te va a hacer bien salir a tomar aire, ventilar ideas y darte cuenta que hay vida más allá de esta burbuja.


El tiempo pasó volando entre charlas cruzadas de gente que se esfuerza por tener una vida más o menos interesante. Los escucho y trato de adivinar cuál es el motor, dónde fluye toda esa pasión que no se ve. Es cierto, hice bien en venir. Este tipo de encuentros sirve para establecer algunos parámetros: logré más que, tengo menos que, me angustia lo mismo que a. Es interesante ver que hay otros universos ínfimos, más acotados, con mundos diminutos y limitados. Y sobre todo, tener una nueva perspectiva, donde los pequeños calvarios personales se convierten en tesoros que enriquecen y nos recuerdan que aún estamos.

Sos jodida, Maga. Cuántas palabras esta noche? Cincuenta? Y cuántas ideas? Perdiste la cuenta? Si supieran el proceso que va por dentro de tu cabecita mientras ellos hablan... Pero no te subas al banquito! Intentá vibrar en el mismo nivel -simple, casi vulgar- que tal vez encierre cierta verdad universal hasta ahora desconocida para vos. Te dejo dos clichés: "que no se corte" y "que se repita"!

3 Conejos de la galera:

Anónimo dijo...

Me alegro mucho por vos

Luna dijo...

Has descrito justo como me siento!
Bella entrada.

Mercader dijo...

Microcosmos!!!

Publicar un comentario

Gracias por detenerte a leer. Gracias por tu tiempo y tus palabras. Bienvenido seas siempre!

Se ha producido un error en este gadget.