viernes, 16 de diciembre de 2011

Diferente

Las comparaciones son odiosas. Mucho, ya lo sé. Alguien nuevo golpea a mi ventana, y sin tapujos se ofrece completo. Y yo no hago más que pensar en las diferencias: no es tan brillante, ni tan interesante, ni tan rico en su interior...


Simplemente no es, Maga. Asomate a la ventana: por ahí te sorprende.

4 Conejos de la galera:

Luna dijo...

Sí, por esa sensación ya he pasado, como cuesta..
saludos

Anónimo dijo...

:-)

Soul Rebbel dijo...

Siempre estamos comparando a cada una de las personas que pasaron por nuestra vida, más todavia si tenemos algún trauma jodiendo por ahí, y quedamos con miedo a que aparesca uno igual que el anterior. Pero bueno, en el fondo siempre está bueno arriesgarse

Juan Ignacio dijo...

Está claro que no te conviene; pero cuando pasan rábanos se compran.

Publicar un comentario

Gracias por detenerte a leer. Gracias por tu tiempo y tus palabras. Bienvenido seas siempre!

Se ha producido un error en este gadget.