viernes, 20 de abril de 2012

Magia nórdica

Tengo mis ojos puestos en tí
Mis esperanzas puestas en tí.
Mis sentidos puestos en tí.
Mis ansias puestas en tí.

Te descubrí semidios adormecido.
Pseudohéroe malherido.
Alquimista y hechicero.

Tan sólo esperar me queda
que de acero y roca no seas.

Nuevamente él vendrá a la ciudad, y La Maga ya deambula por las noches, buscándolo. Fue una larga y penosa espera, e incluso ahora no sabe si valió la pena. Son los mismo ojos, pero es otra la mirada. Es el mismo alma, pero nuevas son las heridas. Es aquel perfume, mas otros aromas dulces tal vez mitigaron su sed.
Él estará nuevamente aquí, con más respuestas colmadas de preguntas para ponerle color a su crepúsculo gris, porque aunque fueron tantas la estaciones en el trayecto, nunca olvidó cuál era su destino...
Sólo restan cuatro ocres días con sus pálidas esferas y, aunque hoy se pronosticaba lluvia de estrellas y él aún está lejos, La Maga ya lo respira en la ciudad y las constelaciones guardan silencio sin atreverse a susurrar.
El viento lo canta, el sol lo anuncia: nuevamente él estará en la ciudad!

jueves, 12 de abril de 2012

Inalcanzable

Discuto con mi almohada los resultados de hablarte. Apenas retacitos, piezas sueltas. Un  vidrio ahumado te nubla. Y ahí afuera también te busco, en otros ojos y en otras voces. Estiro la mano y no alcanzo nada, siempre un paso más allá, nunca me acerco. Dos pasos míos, tres pasos tuyos, todos en la misma dirección, y es todo tan tonto...!
Me había olvidado -me quise olvidar- de que no iba volver, pero acá ando por los mismos vericuetos. Otra utopía que gasta el tiempo. Otro laberinto de espejos. Otra vez el ideal rozando la punta de mis dedos, y pasando de mí. Parada frente al abismo tan familiar, antes de dar el último paso, giro y me alejo cuando todavía hay tiempo.


A quién le hablás, Maga?

viernes, 6 de abril de 2012

Tu nombre

Veo tu nombre ahí, inmóvil, sin devolverme la mirada. Se me va clavando en las retinas. Lo murmuro. Lo repito como mantra. Pruebo con insistir -mirame mirame mirame mirame mirame mirame mirame mirame- pero nada. Mudo, sigue ahí sin advertirme. Siete caracteres capaces de alterarme. Tu nombre artificial. Tu nombre que sos vos. Lo observo como si la p o la b fueran ventanas a tu mundo. Tu nombre, rodeado de tantos otros que no significan nada. Pero tu nombre tiene voz, y tiene historia. Tiene sabor y hasta un perfume prestado. Tu nombre se apodera del verano de mi memoria. Porque tu nombre es color y es madrugada. Tu nombre que en un momento está... y al siguiente, se marcha.


Tomá, Maga. Te regalo mi liquid paper.

jueves, 5 de abril de 2012

Te busco

Te busco. Sigo las huellas imperceptibles que sin saber vas dejando. Aguzo mi ingenio tratando de recordar ese pequeño detalle que me abra una puerta más. Y te admiro desde lejos. Te descubro aún cuando ya te has ido. Me sorprendo ante cada nuevo hallazgo de lo que sos y no me dejaste conocer. Te busco. Y a veces te veo pasar, dejando un arrebato singular en el aire, sin reparar en mi presencia... tal vez deliberadamente.


Maga, vos te olvidaste de que tuve que juntar tus pedacitos y rearmarte? Yo sí recuerdo las últimas filosas palabras. Si lo encontrás, no me avises, porque inevitablemente será miel pero también hiel.

martes, 3 de abril de 2012

Sueños o ventanas

La verdad, no sé cómo es. A veces creo que uno sueña porque piensa demasiado en alguien. O tal vez, por soñar con alguien, empieza a pensarlo. Yo no sé si los sueños son una condensación de nuestros pensamientos (un melting pot  que  convierte todo lo que recolectamos durante el día en una especie de   frankenstein del subconsciente) o si son atisbos de lo que vendrá, presagios de lo que vamos a encontrar (a los que hay que estar atentos y descifrar). 

Warm and achy,
so soft and salty...
with a sudden shove
we turn into one.

Kicking in slowly, 
deep and tasteful...
we reach the summit
and touch the stars.

A waltz with our bodies,
a song made of moans.
No shame, no regrets:
a communion of souls!

Yo creo que todas esas conjeturas tuyas son erradas: los sueños son en realidad una ventana difusa que nos muestra qué le sucedió a ese otro yo que tomó una bifurcación diferente. No, no me mires raro: ese sueño es sobre vos y él en otra dimensión... Te lo digo yo, que de magia sé un montón.

domingo, 1 de abril de 2012

Bienvenido eras

A veces, una inexplicable euforia se apodera de La Maga, similar a la que la gente padece cuando se enamora tontamente. En esos esporádicos y más bien breves lapsos, alguna que otra musa se apiada y se acerca a brindar algo de inspiración (que La Maga diligentemente deposita en algún trozo de papel). No siempre llego a tiempo para evitar que esos  escritos fortuitos terminen en el cesto, pero si lo logro, los conservo hasta que un día me doy cuenta de que encajan perfectamente con algún momento anterior o posterior de mi vida. De esa forma, el arrebato inusitado de La Maga cobra y da sentido.

No fue la luna de Agosto
ni la leve lluvia de Abril
lo que te trajo a mi puerta.
Fueron las noches, 
las horas muertas, 
los días de duelo, 
las tardes de pena.

Y llegaste a capturar mi fe 
cuando mis ojos no podía ver,
cuando apenas respiraba,
cuando los sueños se astillaban
y lunas rotas me sofocaban.

Y llegaste como redención
cuando ya a oscuras buceaba, 
cuando de rodillas estaba
cuando todo se evaporaba:
la ilusión fortuita,
la espera infinita.

No hay nada nuevo que pueda darte,
ningún sentir virgen para ofrecerte;
tan sólo se me ocurre aquí quedarme
a cuidar tu corazón, a guardar tu alma
a vigilar tus sueños, a lavar tus heridas
a desterrar tus penas, a guiar tu senda.
Se ha producido un error en este gadget.