miércoles, 2 de enero de 2013

Histérica tentación

Maga, ves este? Te gusta? Parece interesante, no? Observá cuántas cualidades que tiene. Es digno de admiración, si. Te fijaste? También se ve muy atractivo. Además es suave al tacto en general. Bueno, no donde no debe serlo... pero es muy agradable. Ah! Pero acercate. Sentís? Qué delicioso aroma... Y mirá! Quiere ir con vos! Creo que le parecés fabulosa. Te gusta? Porque al parecer vos le gustás mucho. No es sorprendente? De no creer. Ahora poné atención. Escuchalo. Qué me decís? No es simplemente cálido? Te lo confirmo: te quiere a vos. Y vos? Lo querés? Te gusta? Si te gusta puede ser para vos. De verdad,  ansiás tenerlo? Si es así, es prácticamente tuyo. Y? Lo deseás? Si? Bueno, no. No se puede. Ya ha sido solicitado y se ha cerrado trato. No me mires así. Quería saber qué opinabas... No es tan terrible! Tanto lo querés? En serio, tan así? No... no se puede. Pero si sé de otro, tal vez te avise. Ah... sólo este te gusta? Si? Mucho, mucho? Qué pena, porque en definitiva, no es para vos. Pero viste que fantástico? Viste que maravilloso? Viste qué extraordinario? Y viste cómo parecía que quería ir con vos? Y podría haber sido tuyo. Pero, ya te dije, no se puede. No. 


Qué cruel mostrarme así! Pero no me importa: te dije que tengo una certeza y por primera vez en tanto tiempo, la magia vuelve y soy brevemente feliz.
(Y va a ser mío).

0 Conejos de la galera:

Publicar un comentario

Gracias por detenerte a leer. Gracias por tu tiempo y tus palabras. Bienvenido seas siempre!

Se ha producido un error en este gadget.