jueves, 3 de mayo de 2012

À la carte

Como quien selecciona cuidadosamente un menú, así La Maga escruta sus opciones. Resigna el plato especial: ya no está disponible (aunque tal vez sólo se deba a que no es temporada). Se detiene apenas unos instantes en un bocadillo que le resulta muy familiar, pero los ingredientes se le antojan rancios, aún antes de saborearlos. La sugerencia del día es una novedosa preparación con componentes totalmente desconocidos: sería cuestión de probar algo nuevo, no? Lo que le llama poderosamente la atención es algo elaborado con complejos ingredientes -todos ellos de su agrado-; pero tras considerarlo unos instantes, decide que es algo demasiado complicado (y por ahora La Maga no quiere nada pesado). Tentador... pero no.


Creo que me voy a saltear la entrada y el plato principal. Espero el postre, mejor. No sé cuánto demore, pero lo espero.

5 Conejos de la galera:

Luna dijo...

jeje... entiendo a La Maga, que en menudas oportunidades así me siento, con una lista de opciones que no sé di qué es lo que quiero o quizás a veces quiero tanto que no sé con qué quedarme. :/

Parker Mb dijo...

Me encanta tu forma de escribir! Te invito a seguir mi nuevo blog: http://www.fendercomic.blogspot.com.ar/

Halcón peregrino dijo...

Comerse el postre antes a veces es una deliciosa travesura.

Saludos.

Anónimo dijo...

Dicen que son dos las cosas que nos producen extremo placer en la vida, 1 la comida y 2 el sexo, ¿después vendrá todo lo demás?. Algunos dicen que una buena comida es como tener buen sexo jajaja. La verdad no lo he experimentado al comer algo, para mi cada uno tiene sus propios ingredientes y gustos diferentes pero inconmensurablemente exquisitos ambos.
Resulta interesante su teoría, saltarse todo y pasar directamente al postre, tal ves tendríamos que ponerla mas en practica de manera de no dejar lo mejor para el final.
Otro bache en el camino lo encontramos cuando el postre nos deja con ganas de mas postre, de repetir nuevamente tal delicioso bocadillo, degustar su sabor lentamente, acariciar su fragancia, envolvernos en su perfume y disfrutar el éxtasis que nos provoca recibir tal placer en nuestro cuerpo; dulces espasmos recorriendo cada uno de nuestros cinco sentidos; deliciosa sensación que nos deja con gusto a poco, si pudiéramos dilatarla mas en el tiempo prolongando tan divino disfrute.
Mi querida maga seria lindo que llegue rápidamente el postre que estas esperando, a mas tiempo mas se hace desear y mayor placer a de provocar. A no peder las esperanzas, cuando menos lo esperas puede suceder.
Besos y que sigas muy bien.

La Maga dijo...

Anónimo, yo no podría haber expresado mejor todo lo que degustar el postre conlleva.
Gratitud cósmica a tan bellas palabras!!

Publicar un comentario

Gracias por detenerte a leer. Gracias por tu tiempo y tus palabras. Bienvenido seas siempre!

Se ha producido un error en este gadget.