miércoles, 9 de mayo de 2012

Ese alguien

Primero soñó los rizos, cosa que más tarde se repitió un par de veces. Luego fueron los ojos (no tanto la forma, sino el brillo), y en alguna ocasión la boca y el mentón. Un día la risa; otro, un beso. Fue un tanto desconcertante soñar la voz, porque es algo muy difícil de describir (aunque podría resumirse en "calma"). Pero definitivamente, lo más extraño fue soñar el perfume y a continuación, ir caminando por las calles del centro: cuero, café, combustible, libros, él... y quedar perpleja. Por un tiempo, La Maga intentó poner todo junto, infructuosamente: piezas concisas, pero muy escasas. Por eso, menuda sorpresa la esperaba cuando en pleno otoño abrió la venta y ahí estaba.


La esquina que no doblamos, 
el libro que no leímos, 
la mujer que no amamos, 
el niño que perdimos...
La marea se lo lleva;
la marea lo trae.

7 Conejos de la galera:

Luna dijo...

Bella entrada.

Y un buen día todo aquello que soñamos llega, aunque sea de esos sueños indefinidos, de los que tenés solo un vago recuerdo o certeza que tuviste, caminás el día sabiendo que hay un sueño que tuviste pero sin ciencia cierta de los detalles hasta que te topás con él y todos los mosaicos de colores cobran sentido, porque sabés que en algún soñaste con aquella imagen finalmente frente a vos.

Sole LC dijo...

qué lindo!! da gusto leer cosas asi.

La Maga dijo...

Es tal cual así, Luna... no podría haberlo dicho mejor!
Y gracias Sole ^_^
Háganse los sueños realidad :-)

Halcón peregrino dijo...

Que tome forma lo que soñamos es algo simplemente mágico.

abrazo.

Anónimo dijo...

Poetas se han preguntado ¿de que están hechos los sueños? y cantantes han dedicado su música al cosmos inspirados en alcanzar un sueño.
Como lo describes en tus palabras paso a paso se abrió la luz de su mundo al tuyo, poco a poco fuiste descubriendo sus secretos y desentrañando su esencia. Se cegaron tus esperanzas con aquel deseo, perfumaste el destino con su ausencia y sentiste que soñabas sus mismos sueños. Hasta aquel otoño que con el despertar de tus ojos cual fantasma la luz de su sombra se perpetuo impávida en tu retina. Y te encuentra la madrugada desorientada sin rumbo preestablecido; la marea se lo lleva, la marea lo trae, como los sueños que van y que vuelven; que vuelven muchas veces para alcanzar realidad.
Mi querida maga el amor es algo inexplicable difícil de lograr pero no imposible, cuando se quiere y se lucha por eso todo se puede, estoy seguro que llegara a tu vida y tus sueños se plasmaran en verdadera realidad.
Te dejo un regalito de un gran poeta Jorge Luís Borges

Si el sueño fuera (como dicen) una
tregua, un puro reposo de la mente,
¿por qué, si te despiertan bruscamente,
sientes que te han robado una fortuna?

¿Por qué es tan triste madrugar? La hora
nos despoja de un don inconcebible,
tan íntimo que sólo es traducible
en un sopor que la vigilia dora

de sueños, que bien pueden ser reflejos
truncos de los tesoros de la sombra,
de un orbe intemporal que no se nombra

y que el día deforma en sus espejos.
¿Quién serás esta noche en el oscuro
sueño, del otro lado de su muro?

Un beso y como siempre que estés muy bien.

La Maga dijo...

Los deditos de La Maga quedaron suspendidos sobre el teclado; se produjo un desperfecto: imposible trasnferir el torbellino de ideas que este comentario, preciso e impecable, provocó.
Gracias, Anónimo, por recordarme estas palabras del más grande. Pero sobre todo, gracias por detenerte a leer y regalarme las tuya!

Dario Kullock dijo...

Gracias, Maga, por visitar mi Nido Prestado. Bienvenida. Estuve paseando por tu blog, hermosamente poético, lo que vi hasta ahora. Seguiré pasando y paseando por tus letras.
Darío

Publicar un comentario

Gracias por detenerte a leer. Gracias por tu tiempo y tus palabras. Bienvenido seas siempre!

Se ha producido un error en este gadget.