sábado, 19 de noviembre de 2011

En alguna madrugada

Será La Maga insana? Pasan muchos pensamientos por esa cabeza, es cierto. Pero al final de las elucubraciones, siempre llega más o menos al mismo lugar:
a. si, fue una estupidez
b. la estupidez es sólo una parte de La Maga (y trabaja duro para combatirla)
c. tan complicado sería volver a empezar?

Y mientras escribo, una escena idealizada va tomando forma. Una noche que se convierte en madrugada, lluvia como ahora; él creando, yo escuchando cómo el aire se llena de su pasión y le paso un matecito, y al tomarlo tiene la certeza de que lo quiero y nos acordamos de cómo empezó y nos reimos, y lo beso y la madrugada se convierte en mañana...


Será por eso que, respetando esa necesidad de descansar de ella, La Maga se muerde el meñique y en silencio se queda mirando su nombre hasta que ya no está.

0 Conejos de la galera:

Publicar un comentario

Gracias por detenerte a leer. Gracias por tu tiempo y tus palabras. Bienvenido seas siempre!

Se ha producido un error en este gadget.