viernes, 14 de diciembre de 2012

Y quiero todo

Cómo seguirte la corriente y mostrarte cuánto puedo darte sin comprometer la piel y el corazón? Porque yo no quiero estos mendrugos que me ofrecés disfrazados de banquete: yo lo quiero todo. Sin retazos ni momentos, te exijo completo, para mí, sin reservas. Es tan cruel contemplarte prodigar tu mundo desde el diminuto trampaluz que me dejás abierto: toda esa miel, todo ese fuego y arrebato que dejás adivinar es todo lo que ansío. No me conforman tus palabras ambiguas que ruegan amor, ni me alcanza con hacerte bien: ubicua, quiero llenar cada resquicio de tu mundo, lavarte las heridas hasta dejarte nuevo, y ser tu puente para sortear cada abismo, y ser tu muro para sostenerte en tu desaliento.
Incrédulo e inseguro, me preguntás una y otra vez si te amo: desde antes que llegaras. Hace vidas empecé a intuirte, y llevo vidas esperándote, pendiente de vos incluso en mis sueños. Y al fin, amor, llegaste a sacarme del letargo. Por eso, confiame todo lo que sos, y dejame despertar tus sentidos. Hoy quiero perderme en tus ojos, ese umbral sin retorno; quiero usurpar tu boca hasta que no queden besos por inventar. Quiero naufragar en tu cuerpo, sin brújula ni tiempo. Espiralados, abrasados, encajados, quiero perderme en el hechizo de tu estocada. Y agotarte, desbordarte, derramarte: te quiero esclavo de mi vientre; que saciarte sea imposible, que supliques más incluso cuando ya no quede nada. Quiero la combustión y la calma que tatúen tu sonrisa -ese paréntesis que amo- en tu cara y tu alma. Quiero ser tu sosiego.
Domador, no me des migajas cuando la puerta está abierta para que entres a habitarme...


Bueno... al menos ya sabemos quién ganó la batalla corazón versus razón. Hay que reconocer que esta vez supieron encantarte con mucha originalidad: nunca había escuchado argumentos a la vez tan ambiguos y elaborados. Chapeau! Ahora, Maga, bajá a la tierra que entre lo mortales alguien, seguro, te espera.

4 Conejos de la galera:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La Maga dijo...

Siempre tus palabras apuntalando mis letras, mi querido Anónimo. Ojalá sea cierto y ese sea el destino de alguno de mis besos! Y su nombre... pues está ahí, disfrazado de domador ;-)
Lo único que lo detiene, creo yo, es que "simplemente, no me quiere".
Agradecimiento cósmico y todo mi cariño, Anónimo!

Luna dijo...

Mi querida Maga: Como es que tengo tanto sin leerte cuando me encanta lo que escribís.

Entiendo esa sensación de quererlo todo pero sabés a pesar de ello, hace rato no la siento.. es raro, pero me la has venido a recordar y de alguna forma he querido otra vez prendida esa llama arrasadora en mi alma.

Un saludo, si no te hablo antes Felices Fiestas, nena. :*

La Maga dijo...

Es que a vece la vida nos lleva como el viento a hojas secas.. peri aquí estamos! (Y yo también adoro tus escritos).
Es difícil saber qué va a disparar esa sensación (un imposible, un amor que nos sorprende o un capricho) lo importante es que de tanto en tanto, algo nos mueva el piso para recordarnos que estamos vivos. Te deseo un pronto terremoto ^_^
Mucha luz y felicidad si no te veo, mi querida Luna :-*

Publicar un comentario

Gracias por detenerte a leer. Gracias por tu tiempo y tus palabras. Bienvenido seas siempre!

Se ha producido un error en este gadget.