martes, 18 de diciembre de 2012

En mí

Primero fue el recuerdo, y luego la palabra, muda aún. Más tarde fue la voz y finalmente, vos. En qué  momento me rendí? Con certeza no lo sé, pero ha de haber sido a medio camino entre alguno de los sutiles movimiento de placas tectónicas que provocaste. Si lo pienso, sos único -algo que compartís con muchos mortales-. Si no lo pienso, sos simplemente maravilloso, resultado del camino, de la vida que decanta y te deja acá, en mi puerta, desnudo porque no hay dobleces. Es en este momento cuando me gustaría volver a creer para tener a quién encomendarte, para tener a quién pedirle que te cuide y te guarde en su palma. No sé si serás todo para mí, y no sé si voy a ser tu todo, pero definitivamente, desde hoy, te llevo conmigo... Así estoy: jodida y radiante -como dijo el poeta- al filo de la incertidumbre por no saber si es auténtico lo que decís, si es verdad que me querés así como quiero amarte yo, casi indiscriminadamente, cuando tu asombro o tu incredulidad te permitan darme crédito.


Maga querida, yo sólo te veo jodidamente prendada. Y como yo sí creo, encomiendo tu alma: que la caída sea leve.

3 Conejos de la galera:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La Maga dijo...

Anónimo querido! Si hemos sobrevivido a este fin del mundo, todo es posible! Y si tengo que agradecer por algo este año, tus palabras siempre tan cálidas y positivas estarían en los primero puestos del ranking. Gracias gracias gracias! En un placer que alguien repare en mis palabras y -como si eso fuera poco- me haga devoluciones tan lindas.
Te deseo una Navidad mágica, como sólo los seres de luz como vos se merecen! Todo mi cariño!

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Publicar un comentario

Gracias por detenerte a leer. Gracias por tu tiempo y tus palabras. Bienvenido seas siempre!

Se ha producido un error en este gadget.