viernes, 1 de marzo de 2013

Coincidencia #temprano

La Maga tuvo su primera jornada de regreso a la realidad: la alejaría esto de esos caminos de ensoñación? La mañana fresca, soleada, casi cómplice, la devolvió suavemente a la rutina. Saludó al verdulero que recién abría su puesto. Se cruzó con un perro. Vio algunos estudiantes pasar. A su regreso, había recolectado una interesante cantidad de novedades. Alguien le dijo (más precisamente su madre) que había visto a Damián, el verdulero, y que su hija -aprendiz de La Maga- le enviaba sus saludos. "Pero no se llama Hernán el señor verdulero?!", preguntó descolocada La Maga. "Ay sí! Tenés razón, Hernán, sí. No sé por qué dije Damián". Pero La Maga sí, sabía.

0 Conejos de la galera:

Publicar un comentario

Gracias por detenerte a leer. Gracias por tu tiempo y tus palabras. Bienvenido seas siempre!

Se ha producido un error en este gadget.