miércoles, 14 de noviembre de 2012

Rojo certeza

Octubre fue el mes. La Maga guardó silencio y esperó: que las lanzas del recuerdo la atravesaran. Lo dejó ir, mas no se fue (porque dicen que "algunas cosas no se olvidan, sólo cambian de lugar hasta que encuentran la salida"). Finalmente, La Maga aceptó que las madrugadas son todas de él -tal vez siempre fue así, desde antes de- y que los puentes debe tenderlos ella. Y ahora Noviembre, sin sol ni luna, la sorprende (y un tanto a mi también). Un día de suerte, un día de eclipse, un día cualquiera... Parece que al fin va a dejar de adivinar el camino para empezar a trazarlo: la fiera ha sido domada.


Si sigo adelante es porque tengo una certeza, algo que nunca entenderías.

3 Conejos de la galera:

Ricardo Arturo Díaz Rodríguez dijo...

Maga noto una clarísima repetición de temática en el blog: amor y desesperanza. No se si será algo personal, un episodio sin superar del pasado y/o que estes enamorada de la tragedia. El punto es que quisiera que la maga fuera mas que un hada del cuento de hadas (valga la rebundacia. Simplemente eso.

La Maga dijo...

La Maga es quien atraviesa la tormenta (porque sólo ella puede). Quién sabe si cuando concluya se la vuelva a oír. No es un hada, es una simple maga, y muchas veces sus trucos no funcionan en este mundo hostil... (Y sí: está enamorada de la tragedia porque tiene la capacidad de verla).

Ricardo Arturo Díaz Rodríguez dijo...

El problema radica en que ya a pasado demasiado tiempo en la tormenta, creo que la maga ya vio la salida o la a sentido por intuición pero no desea tocarla. La maga entonces se ha convertido en víctima de su propio conjuro e irónicamente le tiene miedo a ver el lado alegre de la vida. Por eso la maga dice que tiene la capacidad de ver la tragedia porque le teme al chiste. Solo cuando la maga descubra que no existe dualismo alguno entre tragedia y felicidad estará completa, puesto que el mundo aunque con diferentes matices es un solo cuadro. El todo es mucho mas que la suma de sus partes.

Publicar un comentario

Gracias por detenerte a leer. Gracias por tu tiempo y tus palabras. Bienvenido seas siempre!

Se ha producido un error en este gadget.