sábado, 25 de febrero de 2012

La senda

Y se durmió en la noche, y escuchó llover en la mañana, y vio crecer el pasto, y desayunó bajo los frutales, y atrapó al sol, y se soltó el pelo, y anduvo descalza... y La Maga volvió a la ponderada buena senda. 

Parecía un ensamble perfecto, cuidado, pero una pieza ajena me hizo estallar en mil retazos de mí misma sólo para comenzar a rearmarme nuevamente, incluyendo partes nuevas. Es el síndrome del fénix, constante y espiralado. "Gracias por romperme" será lo primero que le diga al verlo, "ahora, ligero,  te llevo conmigo".


Hasta el próximo estallido, Maga!
Maga?
Magaaaa!!

5 Conejos de la galera:

Juan Ignacio dijo...

Me alegro mucho, Maga.

Luna dijo...

Hmmm... siempre es tan bueno romperse para rearmarse de nuevo, acaso no es algo casi necesario?
Linda entrada.

La Maga dijo...

Creo que es inevitable y a la vez necesario...
Gracias!!

Anónimo dijo...

Si los deseos se pueden hacer realidad, este día tan importante para vos enumera todos tus sueños y anhelos encerrados en tu corazón en un solo sentir y que te premie la vida con cada uno de ellos, no importa si tardan pero que lleguen a vos.
Felicidades, muchas felicidades mi querida maga, que sea un día excepcional para vos y que el amor sea el brillo que ilumine cada día de tu vida, se refleje en tu alma, le de luz tus sueños.
Que lo pases lindo
Besos

La Maga dijo...

Gracias Anónimo... Siempre palabras tan lindas!
Todo eso que me deseás, que la vida lo multiplique para vos!!

Publicar un comentario

Gracias por detenerte a leer. Gracias por tu tiempo y tus palabras. Bienvenido seas siempre!

Se ha producido un error en este gadget.