sábado, 29 de junio de 2013

Destinolandia

Miedo tuve, pero mi certeza era más grande. Cuando las señales dejaron de hablar para gritar, supe que era momento de ir. Hacia él. Tenía que verme en esos ojos, zambullirme en esa mirada. Aunque en realidad, técnicamente, fue sólo llevar mi cuerpo porque hacía ya tiempo que estaba allí (y no estoy segura de haber vuelto). La cita era en abril pero el miedo fue más poderoso: y si se rompía la magia? y si no estaba allá lo que creía haber encontrado? y si no sucedía nada de nada? Me aferré al último sueño que él me había fabricado y decidí que mayo era el momento de correr todos los riesgos que hicieran falta para lograr mi mayor anhelo. Tanto verano de dudas, y de felicidad, y de esperanza, y de desencanto, y de cambio... había que hacerlo realidad de una vez! De repente me descubrí cruzando un puente que se sostenía de un solo lado. El encuentro fue un chispazo de magia que se extinguió rápidamente. Ah! Pero valió la pena! Ese abrazo de bienvenida fue como haber llegado a casa. Supe que era ahí a donde pertenecía. No recuerdo ese primer beso: lo borraron los tantos que le siguieron. Siempre dudé de la existencia del cielo, pero momentos como los vividos bien podrían serlo. El tiempo nos hizo trampa y se nos escabulló entre los dedos, pero finalmente hicimos carne lo que habíamos creado con palabras. Despojados de magia y de sueños, sin luna y sin miradas, sólo instinto, saliva y tacto, nos entregamos. Fue efímeramente mío, soy eternamente suya.


Te admiro, Maga, por haber aceptado el desafío de apostar nuevamente alma, corazón y vida a un sueño. Siempre decís que esta vez tenés una certeza pero vos sabés que en esas cosas yo no creo: no me sale volar como a vos. Te espero abajo, pies en la tierra, pero dedos cruzados.

6 Conejos de la galera:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La Maga dijo...

Mi querido Anónimo! Sé que vos entendés todo lo que este viaje significa para La Maga... está viviendo un sueño con altas y bajas, pero maravilloso: descubrió que tan sólo amarlo hace su magia brillar. La lucha continúa, ganárselo por completo va a requerir de todos los hechizos y conjuros de su libro mágico. Pero ella tiene un talismán mejor, aunque no lo sabe: se ofrece total y absolutamente a cambio de un SI. Deditos cruzados!
Gracias por las palabras siempre tan andamio! Un placer que compartas este derroteo!

Luna dijo...

Awww.. como me ha gustado leerte hoy.
También me daba miedo a mí igual que a la maga, lo único de razón que me quedaba me decía lo mismo, hasta que un día pudo más el corazón y me tiré a volar, a planear tal vez nada más, sabiendo en mis adentros -o mi razón insistiendo- que todo vuelo requiere de aterrizaje. Pues si requiere de aterrizaje yo esperaré que mi vuelo termine tranquilo, se necesita volar para llegar a un destino, para cambiar de horizontes, para crecer, para vivir, para alcanzar llegar a un lugar distinto, entonces solo crucemos los dedos con la maga de que será un feliz aterrizaje, donde todo el vuelo habrá valido sacudirse el miedo.
Niña guapa, volá y disfrutalo, se libre y que todo te salga bien. Un abrazo. :)

La Maga dijo...

Luna, Lunita! "Se necesita volar para llegar a destino...", qué hermosas palabras!! Qué bella alegoría que me ha llegado al alma! Gracias, mil gracias por las palabras y por cruzar deditos también! Feliz vuelo y dulce aterrizaje!

...! dijo...

No puedo creer que no te des cuenta que Anónimo es Gabriel Perez Montaldo

La Maga dijo...

A La Maga no le interesa quién está de ese lado, mucho menos el pasado. Ella es feliz con su Damián, a quien tanto esperó. La Maga se olvidó de la hipocresía, las bajezas y las mentiras de gente mundana que lastima: todo vestigio fue borrado por el inmenso amor que encontró sin buscar. La Maga es feliz y yo la cuido...
Pero ojo! Yo sí tengo memoria y mi ley es la del Talión. Yo de magia y sueños tuve suficiente -gracias-. Te invito a vos "...!", que nunca das la cara, a llevarte tus histerias, frustraciones e inseguridades lejos de este espacio de magia.
Hoy sólo te invito a retirarte, pero no tientes tu suerte...

Publicar un comentario

Gracias por detenerte a leer. Gracias por tu tiempo y tus palabras. Bienvenido seas siempre!

Se ha producido un error en este gadget.